Tapa de Dupla Exposição
Paloma Vidal: profesora y autora.

Entrevista AltaVoz con Paloma Vidal

1)Alta Voz: Usted es argentina, pero vive en Brasil hace más de 30 años, cuando a sus dos años de edad sus padres se fueron a vivir a Rio de Janeiro y fue allí donde pasó su infancia y juventud. ¿Cómo es eso de crecer entre dos lenguas? Podrías explicarnos cómo se da esa sensación de un entrelugar y de qué manera esta situación ha reflejado en su formación y consecuentemente en sus investigaciones académicas y en su literatura?

Sin duda ese es el aspecto de mi formación que fue más determinante en lo que escribo. Creo que el deseo de escribir tuvo que ver con el carácter indecidible de la identidad, entre lenguas, entre culturas, entre países. Con una pregunta por el pertenecer. Porque estar en esa condición es muy desestabilizante. Es una constante fragilización. Diría que es una sensación así: de fragilidad ante el mundo. Y quizás eso finalmente sea importante para el trabajo de escritura. No sé si se puede escribir sin encarar ciertos límites propios.

2)Alta Voz: Usted es escritora y profesora de literatura. El año pasado en una entrevista con el también escritor y profesor Ricardo Lísias (autor de 32 títulos, entre ellos, O Divórcio, 2013) le pregunté si no veía problemas entre ser escritor y estar en la universidad trabajando con la teoría, él me contestó que el mejor lugar para un escritor es en la academia. ¿Está usted de acuerdo con Lísias?, ¿Lo que piensa al respecto?

Pienso que sí. Sobre todo pienso lo siguiente: que poder estar en contacto con lectores, con jóvenes lectores, con personas que por más dificultades que se impongan hoy a la lectura, insisten en esa práctica, y que a la vez pertenecen a universos muy distintos, que están ahí unidos por algo que muy vagamente llamamos “letras”, es algo de un valor incalculable. Porque los escritores tienden a encerrarse mucho. Y ese contacto es sin duda un modo de abrirse. De salir de sí.

3)Alta Voz: ¿Cómo ha sido su ingreso en la vida como profesora universitaria?

Empecé estudiando psicología, por influencia de mis padres, que son psicoanalistas. Pero en ese momento hacía también un curso de literatura francesa en la Alianza Francesa. Y lo disfrutaba muchísimo. Entonces un día me dije: ¿por qué no estoy haciendo todo el tiempo lo que realmente me gusta? Me cambié de carrera y después fue ir siguiendo, un paso después de otro.

4) Alta Voz: ¿Podría contarnos un poco de cómo son sus clases en Unifesp y de qué tratan específicamente?

Enseño teoría literaria. Damos materias de introducción a la literatura y también materias más específicas de teoría, sobre todo, en mi caso, sobre el pensamiento teórico del siglo XX. Este semestre por primera vez siento que estoy dando un curso “autoral”, por decirlo de algún modo, un curso que tiene una marca muy personal, aunque se trata de una materia que tiene un programa preestablecido. Creo que tiene que ver con una maturación, después de 7 años dando clases aquí, que me permitió establecer un diálogo entre una lectura propia y las exigencias de una materia obligatoria.

5) Alta Voz: En la jornada de literatura contemporánea del año pasado una de las invitadas, la profesora y escritora Flora Süssekind, nos comentó que en los departamentos de letras de las universidades estaban estudiando una literatura muerta, y que sus pasillos huelen a la muerte, en el sentido de algo ultrapasado. Lo que nos podría decir sobre esta declaración, una vez que usted siempre tiene en sus cursos la literatura contemporánea como protagonista.

Flora es una provocadora. Diría que está muy bien que diga lo dice aunque no sea totalmente verdad y aunque suene brutal. Porque algo de eso sin duda alguna hay. Y quizás la única manera que eso se pueda escuchar sea diciéndolo con cierta brutalidad. Por ejemplo: varios alumnos estaban inquietos recientemente porque escucharon a algunos profesores quejándose del Nobel a Bob Dylan. Eso para mí tiene que ver con lo que dice Flora.

6) Alta Voz: ¿Nos podría comentar algo sobre su proceso de creación literaria? ¿Cómo es el día a día de una escritora? Hablando de libros, ¿cuántos libros tiene publicados? ¿Tiene preferencia por alguno?

Mi día a día no es exactamente de una escritora. Porque ese estado puro no existe, por lo menos no para mí. Está la maternidad, están las tareas domésticas, están las clases, está la escritura. Desde hace poco pude percibir algo: que si me despierto muy temprano, puedo trabajar tranquilamente en la escritura por un par de horas. Lo estoy haciendo y me alegra. Pero es muy variable. Porque el deseo de escribir es variable. De todos modos, el deseo estuvo y espero que siga estando. De ahí salieron los libros que publiqué: son 7, entre varios géneros. En noviembre sale otro, de cuentos, con el título “Dupla exposição”. En este momento mi libro preferido es mi primer novela “Algum lugar”, creo que porque tengo ganas de volver a escribir un libro que mezcle una experiencia de viaje con una experiencia de investigación.

7)Alta Voz: Estuvo en Paris el primer semestre de este año para desarrollar su proyecto de pos doctorado, ¿podría hablarnos un poco sobre cuál fue el tema de su investigación y cómo le ha ido en la investigación? Además de esto, una curiosidad, ¿cuál ha sido su lectura del país, desde afuera, en un momento políticamente tan crítico para nosotros brasileños?

Fui para trabajar con diarios de escritores y cómo pueden funcionar como la preparación de una novela. Pero terminó siendo un momento de empezar a escribir un libro que tiene como centro la figura de Barthes y su relación con el deseo de escritura. Fue solo un comienzo y no sé exactamente dónde va a parar ese proyecto.
Y, sobre lo otro, la verdad es que fue un momento tan fuerte en el sentido de un esfuerzo de concentración en ese libro, por un lado, y por otro, todo lo que pasa en Europa en este momento es también tan fuerte, con la crisis migratoria, la violencia del terrorismo y de la ultraderecha, que, siendo muy honesta, hice un esfuerzo de descentramiento e intenté estar efectivamente en ese otro lugar.

8)Alta Voz: Para terminar, ¿qué ideas y caminos podría sugerir a los jóvenes alumnos y escritores que están empezando a escribir?

Siempre digo que hay que insistir. Es muy difícil saber si va a funcionar o no, pero pienso que hay que seguir su deseo, confiar en él, en que te va a ir llevando por caminos que ni te imaginabas. Y tener paciencia. El tiempo de la escritura es lento, por suerte!

 

 

Trechos de uno de los cuentos del  nuevo libro de Paloma Vidal: “Dupla Exposição”

 

Exercício 5:

Se tivesse uma menina compraria para ela uma fantasia de princesa? Se tivesse uma menina diria a ela que ela é uma menina? Se tivesse uma menina ficaria com pena? Se tivesse uma menina ficaria com medo? Se tivesse uma menina pensaria mais na morte? Se tivesse uma menina sentiria que ela é como um duplo de si mesma? Se tivesse uma menina e se essa menina tivesse outra menina seriam três gerações de mulheres? Se tivesse uma menina diria a ela que todos os homens são iguais? Se tivesse uma menina diria a ela que a entende? Se tivesse uma menina seria cruel? Se tivesse uma menina seria muito mais feliz? Se tivesse uma menina daria a ela um nome que é um anagrama do seu nome? Se tivesse uma menina seria uma mulher completa?

 

 

Exercício 7:

Romeo Clarke, um adorável pequeno britânico, não poderá voltar ao seu programa de atividades extraescolares, a menos que esqueça a ideia de usar vestidinhos, porque ‘confunde as outras crianças’. Na localidade inglesa de Rugby (isso, ali nasceu esse esporte), mora Romeo Clarke, um simpático menino de cinco aninhos que é notícia por ter sido proibido de frequentar a escola. A irmandade cristã de Rugby dirige o programa de atividades extraescolares do Buzz Children’s Club, e não quer que Romeo volte ali, porque ele gosta de ir vestido de princesa. Assim contava sua mãe, Georgina Clarke, a quem disseram: ‘Romeo será bem-vindo de novo quando usar roupas adequadas ao seu gênero’. Alguma outra mãe ou criança se queixou? O curioso é que em absoluto: nenhum outro progenitor ou colega de Romeo pôs impedimento algum ao uso dos vestidos rosa que esse menino tanto adora, mas o chefão do clube infantil diz que ‘confunde as outras crianças’.”

Exercício 9:

Uma delas diz: “Não preciso de um homem.” A outra se pergunta se isso se refere ao que ela acha que se refere. Porque se for isso ela acha que a outra tem razão. Mas o que ela quer saber, e não sabe, é se são uma família. O que ela quer saber, e não sabe, é o que é uma família. Numa etimologia selvagem, e própria, para ela a palavra tem a ver com fome e mulher: faim e femme. Por essa etimologia própria elas seriam a família mais autêntica, pelo que têm e pelo que não têm. Ainda que talvez tudo seja apenas uma ficção deslocada.

 

Anuncios